top of page
  • Foto del escritorLeyla Aboudayeh

Espíritus Opacos | Arturo Kameya en colaboración con Claudia Martinez Garay

Actualizado: 1 abr

Mitos populares y pasajes históricos se agitan en la propuesta vital de Arturo Kameya (Perú, 1984). El artista multidisciplinario —que vive y trabaja en Ámsterdam— expone en Marres, House for Contemporary Culture en colaboración con Claudia Martínez. La provocadora muestra evidencia la eterna deuda del Estado peruano para con sus habitantes, y no solo invita a la reflexión sino también es un claro llamado a la acción.


Escribe: Leyla Aboudyeh

Edita: Yamileth Latorre


Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Gert Jan van Rooij

Arturo Kameya transformó Marres en un hotel tomado como residencia por los fantasmas del Estado peruano fallido. La fachada del edificio exhibe pinturas que representan imágenes mesiánicas contemporáneas. Al ingresar, los visitantes se encuentran con escenas sugerentes: un baño de azulejos que funciona como restaurante, una fuente de cerveza de múltiples brazos y, en el segundo nivel, una gran sala con peces mecánicos. El interior de la estancia es una alegoría de los órganos de gobierno del Perú, que juntos reflejan un mundo de apariencias en el que la verdad es menos importante que lo que se evoca por pura necesidad.


Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery


«Estoy transformando Marres en un hotel. En ese hotel, cada habitación representa una deuda del Estado peruano con su pueblo. Las habitaciones están ocupadas por espíritus que han venido a cobrar estas deudas. El título Espíritus opacos sugiere que estos espíritus son opacos. Proviene de una frase en el libro de Édouard Glissant, La poética de la relación (1990), donde aboga por el derecho de las sociedades a no ser completamente legibles para el poder dominante. La globalización regulada por los países poderosos exige transparencia. Pero la transparencia siempre implica una mirada desde el centro hacia la periferia, nunca al revés», señala Kameya en una entrevista de Valentijn Byvanck para Mister Motley.


Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Gert Jan van Rooij

Pero, a pesar de todo, por qué fingimos poseer un Estado. La respuesta quizá la tenga José Ignacio Cabrujas, el dramaturgo venezolano que alguna vez comparó la nación con un hotel, un lugar temporal que no pertenece a sus habitantes y, por lo tanto, no requiere mantenimiento. En este hotel, el Estado desempeña el papel de gerente, pero no logra cubrir ni siquiera las necesidades más básicas de sus huéspedes. Y es en ese orden de ideas que se inspiró esta exhibición.


Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery
Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery


Para Kameya, el mundo después de Margaret Thatcher nos dice que no hay alternativa frente al libre mercado. Y esto es algo que debemos aceptar, de lo contrario seremos excluidos del sistema económico. El capital cultural funciona de la misma manera: el mundo se enseña según el modelo eurocéntrico. Los peruanos aprenden sobre la cultura occidental, sobre grandes artistas europeos como Monet, Van Gogh, Picasso, lo mismo que aprenden sobre líderes y política europea. Todos sacamos del mismo pozo de conocimiento que proviene de un extractivismo intelectual que se apropia del conocimiento y lo adapta para luego presentarlo como la base de la sociedad moderna. A partir de ahí, concluimos: esto es civilización y todo lo demás no lo es.


Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery
Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery

La actitud respetable de un académico, por ejemplo, es defender el punto de vista opuesto. Sin embargo, este tiembla al sugerir soluciones, observa Kameya. Recuerda que al llegar a Ámsterdam, hace seis años, se hablaba mucho sobre la descolonización: «Se decía de todo sobre cómo era vivir en un país, área o cultura poscolonial. Creo que escuché más sobre esto aquí que en mi país natal. Pregunté, especialmente a personas de mi entorno que venían de Indonesia. Sintieron lo mismo: las personas que viven en las llamadas áreas periféricas del mundo no tienen mucho tiempo para reflexionar sobre el discurso poscolonial. No pueden permitirse ser siempre abstractos. Comprenden situaciones porque las encuentran en su vida diaria». Y enseguida reflexiona: «Eso no significa que haya falta de pensamiento crítico, pero es diferente, más complejo».


Sobre esta osada propuesta que hace de un hotel un lugar para repensar la nación, Kameya sostiene: «Queremos crear una experiencia inmersiva». Lo dice al tiempo que señala la importancia de la ubicación y el diseño espacial de la muestra que abarca una variedad de lenguajes audiovisuales. «Queremos que los visitantes se sumerjan en este mundo de opacidad y resistencia, y que reflexionen sobre lo que significa para ellos», sugiere.


Espíritus opacos no solo es una exposición de arte, sino también un claro llamado a la acción. A través de la música, el sonido y la experiencia física, Arturo Kameya y Claudia Martínez Garay invitan al público a reflexionar sobre asuntos urgentes como la colonialidad, la identidad y la resistencia en un mundo globalizado.



Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery
Espíritus Opacos - Arturo Kameya | Foto: Grimm Gallery

Con información de:


358 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page