top of page
  • Foto del escritorGustavo Buntinx

Los amores otros del arte otro

Actualizado: 11 mar

Incluso en San Valentín, “Día de los Enamorados”, es posible escabullirnos del sentimentalismo cursi que todo lo avasalla. Eludir la banalización comercial de los afectos para devolverlos a sus pulsiones primeras, primarias, primordiales. Y a sus búsquedas incesantes de una belleza nueva, siempre renovada. Escribe: Gustavo Buntinx


Juan Enrique Bedoya: Sín título [Taller de Antorio Pareja Sulca en el Pueblo Joven El Planeta, Lima 1990]. Fotografía analógica, impresión en gelatina de plata iluminada con lápices de color / 20 x 25 cm.


Es la ansiedad que anima —palabra precisa— la relación taumatúrgica del escultor Antonio Pareja Sulca con sus materiales esenciales. Toscos, toscamente trabajados, para lograr una expresión de refinamiento sobrecogedor. Que afirma pero refracta sus relaciones distanciadas con referentes eruditos, apenas entrevistos.

 

Como en esta sentida reconcepción del Beso propio y arcaizante de Brancusi, tallado en su primera versión hacia 1907. Sin proponérselo, la concepción de Pareja se nutre de —pero también subvierte— aquel modernismo arcaizante y pionero. (Espero culminar pronto un ensayo específico sobre el tema). Pero esta transfiguración, lograda en 1990, se ve a su vez transfigurada, ese mismo año, por el arte también otro de Juan Enrique Bedoya, mediante sobrecogedoras interpretaciones fotográficas de las esculturas de Pareja en los espacios alucinados, desconcertantes, de la casa-taller que él entonces mantenía en el Pueblo Joven El Planeta (sic).

 

La fricción creativa entre lo pequeño-burgués-ilustrado y lo popular-emergente.

MICROMUSEO puro.


Esta fotografía de Bedoya forma parte de una secuencia de siete tomas realizadas en el taller de Pareja con un tratamiento formal análogo. El conjunto marca uno de los momentos definitorios en la historia de nuestro arte contemporáneo.


(Para mejor comprensión de la factura material de la obra de Pareja, ofrezco un registro actual, menos intervenido, de su Beso magistral, conservado en la colección del propio Bedoya [su “Museo latoso”, como él mismo suele denominarla en tono jocoso]. Además inserto la estampilla rumana de 1967 que reproduce una versión temprana de la talla de Brancusi, ícono ya del alto modernismo internacional que Pareja / Bedoya tensionan. Tan incisivamente.


Por último, proporciono los enlaces de las Rutas respectivas en la web de Micromuseo que dan pormenorizada cuenta de nuestra atención constante, histórica, a la gesta de Antonio Pareja.


Héroe cultural, si los hay).




1.Aquí una fotografía más “directa”, menos “intervenida”, de la escultura de Pareja en la colección de Juan Enrique Bedoya (autor de la toma) y Maya García Miró.

2. Aquí la estampilla rumana conmemorativa de Brancusi que reproduce una de las versiones tempranas de El beso. (El escultor ensayó variantes múltiples de esta composición, a lo largo de su vida. La primera se remonta a 1907 y se encuentra en el Museo Nacional de Arte de ese país).

3. En este enlace la primera de las Rutas dedicadas a la obra de Antonio Pareja en la vasta web de MICROMUSEO.

4. En este enlace la segunda de las Rutas dedicadas a la obra de Antonio Pareja en la vasta web de MICROMUSEO.

5. En este enlace la tercera de las Rutas dedicadas a la obra de Antonio Pareja en la vasta web de MICROMUSEO.

6. En este enlace la cuarta de las Rutas dedicadas a la obra de Antonio Pareja en la vasta web de MICROMUSEO.

7. En este enlace el impresionante testimonio de Antonio Pareja transfigurado en videoarte por Jaime Miranda Bambarén.


60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page