top of page
  • Foto del escritorJerson Ramirez

El legado de Rodríguez-Larraín


Tan hosco y elusivo como indiscutiblemente genial, Emilio Rodríguez-Larraín Balta (Lima, 1928-Chorrillos, 2015) fue un hombre múltiple: arquitecto, pintor, escultor e instalador, nos representó en tres Bienales de Venecia (1960, 1964 y 1972). Admirado por Picasso y Joan Miró, gracias a él muta a contemporáneo el arte peruano. Vocablo conversa extensamente con su hijo Sebastián, quien estudia y se especializa en la preservación del legado de su padre.

 

Por: Jerson Ramírez



Emilio Rodríguez-Larraín | Foto: Archivo Hutchinson Modern & Contemporary



Nos conocemos desde fines del 2019, cuando empezamos a trabajar esta gran idea que tuviste de poner en valor el patrimonio de tu papá, Emilio Rodríguez-Larraín. ¿Cómo nace esta idea? Y, a través de los años, ¿cómo ha ido tomando forma?



La iniciativa de poner en valor el legado de mi papa nació tras su fallecimiento. Me encontré ante un patrimonio artístico de gran valor histórico, pero a la vez lleno de desafíos. Abrumado con la tarea de preservar su legado y en busca de soluciones, un año después de su partida, mientras me encontraba de paso por Zúrich, tuve la oportunidad de asistir a un conversatorio sobre el mercado del arte con verdaderas luminarias como Hans Ulrich Obrist, Maja Hoffmann y Kenny Schachter en un evento organizado por el Executive Master in Art Market Studies (EMAMS), programa de la Universidad de Zúrich. Fascinado con la charla, y curioso sobre la organización detrás del evento, esa misma noche decidí investigar más sobre EMAMS. Lo que descubrí me confirmó que el programa era la pieza faltante en mi búsqueda de conocimiento para gestionar responsablemente el legado artístico de mi papá. Tomé la decisión de aplicar al programa esa noche y unos meses después ya me encontraba en Suiza iniciando esta aventura académica.


¿Qué ofrece el EMAMS?

 

El EMAMS brinda una mirada integral de 360 grados acerca del mercado del arte. El programa dura dos años y sus docentes son profesionales activos en su campo (working professionals). Este programa cuenta con directores de museos, de casas de subastas, de firmas de asesoramiento y más. Estos expertos ofrecen una perspectiva privilegiada desde adentro, permitiéndonos comprender los desafíos y oportunidades del mercado desde una posición única y basada en hechos reales. Esta formación intensiva se complementa con la oportunidad de viajar a ferias de arte y bienales como actividades extracurriculares, lo que permite entender las dinámicas del mercado más de cerca. Dada las razones que motivaron mi elección de estudio, decidí especializarme en la administración de patrimonios artísticos. Una de las profesoras del programa fue Loretta Wurtenberger, fundadora y directora de Fine Art Partners y del Institute for Artists’ Estates. Ella me abrió los ojos a las complejidades detrás de la gestión de legados artísticos. Cabe señalar que Loretta ha escrito, literalmente, el libro sobre la gestión de patrimonios artísticos. Y recomiendo a cualquier interesado en el tema leerlo. Gracias a ella, además, asistí a un taller organizado por el Institute for Artists’ Estates en Berlín. Todos los participantes eran artistas o sus familiares, abogados o expertos del mercado del arte interesados en comprender mejor este tema. El taller fue liderado por profesionales destacados, incluyendo a los directores de fundaciones tan importantes como la Roy Lichtenstein Foundation y la Joan Mitchell Foundation. Este taller se centró en los desafíos de gestionar un legado artístico, abarcando desde la planificación patrimonial hasta las estrategias de conservación y promoción.

La gestión integral de un patrimonio artístico.


Fue así como la combinación de mi formación académica en Suiza y el taller en Berlín, junto con mis conversaciones personales, me proporcionaron una base sólida para enfrentar los retos inherentes a la preservación y promoción de legados artísticos. Estos dos años en Europa me llevaron a comprender que la gestión de un patrimonio artístico trasciende la mera organización: es un ejercicio de visión a largo plazo que integra la planificación patrimonial, legal y financiera de forma estratégica. Aprender a navegar por estos aspectos es fundamental para la conservación del legado y esencial para amplificar su influencia y asegurar su relevancia continua en el tiempo. Además, estos 2 años en Suiza me revelaron que existen formas creativas de interactuar con el legado póstumamente que no solo atienden a sus desafíos, sino que también lo convierten en una experiencia profundamente enriquecedora. Esta comprensión me llevó a replantear mi enfoque hacia el legado de mi padre. Comencé a entender que mi responsabilidad no se limitaba a lo que es beneficioso para el legado de mi papá o, de manera más egoísta, lo que me conviene más económicamente a mí o a mi familia. Ahora entiendo que es imperativo considerar el bien público. Entonces, actualmente, estoy implementando una estrategia que equilibra las necesidades de todas las tres partes: asegurando que lo que hacemos es bueno para el legado (integridad de la obra y vision artistica de mi papá), beneficioso para la familia, y, al mismo tiempo, sirve al interés público. Este nuevo enfoque busca preservar y promover el legado artístico de mi padre haciendolo accesible y valioso para el publico. A través de exposiciones, colaboraciones con instituciones educativas y proyectos digitales, estamos trabajando para que este legado no solo se mantenga vivo entre los conocedores del arte, sino que también inspire, eduque y enriquezca a la sociedad en su conjunto.


Emilio Rodríguez-Larraín, Untitled, 1970s, Mixed media on canvas, 85 x 100 cm


¿Y cómo crees que las nuevas generaciones ven a tu padre?

 

Apenas conocen a mi padre, una de las figuras más importantes en la historia del arte peruano. Entonces me doy cuenta de que nuestra estrategia debe centrarse en aumentar su visibilidad, especialmente entre los jóvenes. Esta revelación me impulsó a tomar medidas concretas para hacer el legado más accesible a este público. Por ello, he decidido establecer 2M: Casa Cultural 2 de Mayo, un espacio dedicado a la cultura y el arte, donde estudiantes y aficionados pueden sumergirse directamente en la vida y obra de mi papá, dentro de su antigua casa-estudio. Esta orientación hacia la generación futura también me motivó a cambiar el nombre del patrimonio artístico de ‘ERL Estate’ a 'ERL Archive'. El primero evocaba una percepción demasiado formal, legal y orientada al negocio; mientras que el segundo resuena como algo más accesible, educativo y enfocado en la comunidad y la apreciación del arte y la cultura. Mi papel principal no es solo preservar su obra, sino fomentar el conocimiento y el aprecio por su legado. Deseo que el 'ERL Archive' actúe como un puente entre su obra y la comunidad, especialmente los jóvenes, permitiendo que su arte siga inspirando y generando diálogos creativos. El cambio a 'Archivo' subraya, entonces, nuestro compromiso con la difusión y el estudio de su obra, abriendo las puertas a una interacción más profunda y personal con su legado.



Foto 1: Emilio Rodríguez-Larraín, Un cuarto de escultura, 1986, Galería de Arte Camino Brent, Caretas Archive


¿Con qué acciones concretas?


Colaborar con universidades y abrir el estudio a visitas estudiantiles son solo el comienzo. Nos encontramos en la fase de desarrollo de programas educativos, talleres, exposiciones y residencias artísticas para hacer que su obra sea accesible y relevante para las nuevas generaciones. Nuestro objetivo es asegurar que su impacto y trascendencia continúen inspirando a la sociedad, fomentando así un sentido de aprecio por su contribución al arte peruano. Sin embargo, nos enfrentamos a desafíos burocráticos con la municipalidad de Miraflores para obtener la licencia necesaria que nos permita iniciar la remodelación de '2M: Casa Cultural 2 de Mayo'. Este es un paso fundamental para adaptar el espacio a nuestras necesidades, permitiéndonos acoger al público y desarrollar estas actividades en un entorno que estimule la creatividad y el aprendizaje. Estamos plenamente comprometidos a superar estos obstáculos, movidos por la convicción de que facilitar el acceso al legado de mi padre es esencial para enriquecer la cultura artística del país y para que su obra siga siendo una fuente de inspiración. Conscientes del valor que representa este legado, trabajamos incansablemente para que este proyecto, que combina la conservación de la memoria artística con iniciativas contemporáneas como las residencias artísticas, se materialice, promoviendo así un diálogo intergeneracional y fortaleciendo el vínculo entre el pasado, el presente y el futuro del arte peruano.


Emilio Rodríguez-Larraín, 1951 | Casa Lavalle. Foto: Archivo Hutchinson Modern & Contemporary

Una pregunta más con respecto al archivo. Comentaste que poco a poco has ido descubriendo más y más archivos. Desde que comenzamos hasta ahora, ¿cómo ha incrementado el conocimiento que tienes de tu papá? ¿Cómo ha cambiado la valorización de su obra?



Podríamos decir que este viaje realmente comienza mucho antes de mi tiempo en Europa; se podría decir que inicia desde las primeras conversaciones con mi papá. Él me tuvo a los 60 años—era un papá abuelo—. Cuando yo tenía 10, él ya tenia 70. Consciente de su fragilidad, y por miedo de perderle, ya yo comenzaba a contemplar su mortalidad. Quizás ahí nació el ‘ERL Archive’, de este deseo de comprender la figura de mi papá para mantenerlo vivo en mi memoria, incluso después de su partida. Recuerdo sentir una especie de melancolía contemplando su muerte, mirando un cuadro suyo un día que estaba en la clínica por algo poco grave. En ese momento sentí algo dulce, aunque no sé si melancolía es la palabra correcta. Sentía tristeza al pensar en su inevitable fallecimiento. Siendo inmadura, inicialmente, me llenó de pánico, pero luego me vino una intuición: "él perdurará a través de su obra". Aunque físicamente ya no esté, su presencia seguirá aquí, con nosotros, en forma de su obra. Así, de alguna manera, el ‘ERL Archive’ surge del deseo de un hijo, el deseo de mantener vivo la figura de mi papá a través de la memoria. Ahora, es importante recordar que mi papá vivió toda una vida antes de que yo siquiera naciera.

 

¿Y cómo se ha incrementado tu conocimiento acerca de tu padre desde que iniciaste el proyecto del archivo de manera más formal en los últimos años?

 

La lectura de documentos me revela continuamente nuevos aspectos sobre él. Pero para contarte solo una anécdota que ilustra este proceso de descubrimiento: durante la pandemia estuve revisando el archivo y encontré un documento de la Galería Ekstrom. Habían dos números telefónicos; no tenía nada que perder y pensé, ¿por qué no intentarlo? Al intentar contactar esos números, el primer intento no funcionó, pero al llamar al segundo número, para mi sorpresa, respondió la viuda del hijo de este amigo de mi papá, Arne Ekstrom, un sueco-francés adinerado y amigo de Marcel Duchamp. Esta conversación me abrió las puertas a información hasta entonces desconocida sobre su época en Nueva York durante los años 60. Me proporcionó no solo detalles profesionales sobre, por ejemplo, propietarios de obras, sino también información personal sobre cómo era mi papá: lo bueno, lo malo y lo feo, jajaja.

 


Emilio Rodríguez-Larraín, Pianito Conklin (Little Conklin Piano), 1990, Wood and bronze, 35.5 x 21 x 21 cm, Museo de Arte de Lima (MALI)


Suena a que aún hay mucho por descubrir en el archivo. ¿Hay algo que aún no han explorado completamente?

 

El archivo es emocionalmente intenso, revelando tanto las alegrías como las penas de mi papá. Leer sus cartas y memorias es un proceso paulatino y cargado de emociones. Un área que aún tiene mucho por explorar son sus diarios. Los hemos digitalizado todos, pero la letra no es fácil de leer y, personalmente, aún no he intentado descifrar todo. Planeo transcribir estos documentos en algún momento para facilitar su lectura. No todo necesita ser publicado y, de hecho, la familia debe ponerse de acuerdo sobre qué revelar. Existen algunos puntos de vista contrarios entre los herederos respecto a los diarios que necesitamos solucionar. Sin embargo, lo que es indudable es que sé que ahí hay un tesoro por descubrir. Hay muchas pistas esperando ser desveladas que proporcionarán información clave sobre su proceso creativo y detalles que serán de gran ayuda para el catálogo razonado. Eventualmente, me gustaría publicar una selección curada de sus diarios.






Emilio Rodríguez-Larraín, "Piramidita," 1977, Blued steel, 21 x 21 x 26 cm


¿Cuáles son los desafíos de enfrentar un archivo incompleto?


No solo hay mucho por descubrir en el archivo, hay mucho que le falta aún al archivo. Creo que el desafío de enfrentar un archivo incompleto se convierte en una oportunidad para involucrar a una comunidad más amplia en el proceso de preservación del legado de mi padre. Consciente de las piezas que aún faltan para completar este vasto rompecabezas, hago un llamado público a amigos, familiares y a cualquier persona que posea información, documentos o recuerdos relacionados con mi padre. Mi objetivo es ir completando poco a poco el archivo con información de terceros. Este esfuerzo será siempre a work in progress, un trabajo en progreso, una tarea continua. Pero tengo una cosa muy clara, estoy seguro de que hay información valiosa fuera del ERL Archive que podría complementar significativamente lo que ya tenemos. Por ejemplo, logré añadir valiosa información gracias a Luis Carlos Rodrigo, un amigo cercano de mi padre, quien conservaba correspondencia fascinante. Esta correspondencia, que también hemos digitalizado, contiene mucha información clave.


¿Por ejemplo?


Me emocioné mucho al leer esta correspondencia, porque de alguna forma mi papá regresa a la vida cuando lees sus palabras. Su personalidad se evidencia en estas cartas y nos permite sentir de nuevo su pasión, su visión, su manera de hablar. Me inspira mucho sentirlo presente, a continuar el trabajo, recordándome lo genial y gracioso que era, cuánto lo querían y lo mucho que él amaba al mundo, a pesar de todos los problemas que enfrentaba o, incluso, generaba. Además, en esta correspondencia descubrí información muy valiosa sobre proyectos que estaba desarrollando entre 1976 y 1982, discutiendo detalles del proyecto del “Cubo En Cinta” y de la “Mil Patas”, por ejemplo, detalles de los cuales nunca había escuchado hablar, incluyendo conversaciones con Manuel Ulloa sobre la realización de estos proyectos en los 80. También encontré obras nunca antes vistas, lo cual ha sido una experiencia reveladora. La emoción de leer esta correspondencia es indescriptible, ya que, a través de sus palabras, la presencia de mi padre se manifiesta. Este proceso de descubrimiento y enriquecimiento del archivo es crucial no solo para preservar la memoria de mi padre, sino para garantizar que su legado artístico sea comprendido y valorado en su justa medida. Es por eso que cualquier contribución, por pequeña que sea, es bienvenida y apreciada profundamente.


Como se ve en esta carta escrita por Emilio Rodríguez-Larraín, él creó arte a partir de su aprecio por la práctica. Lo veía como una experiencia mística que le permitió construir sobre el pasado artístico de las antiguas culturas andinas, el antiguo Egipto y el Renacimiento italiano.
Como se ve en esta carta escrita por Emilio Rodríguez-Larraín, él creó arte a partir de su aprecio por la práctica. Lo veía como una experiencia mística que le permitió construir sobre el pasado artístico de las antiguas culturas andinas, el antiguo Egipto y el Renacimiento italiano. Archivo: Hutchinson Modern & Contemporary

Estás conociendo no solo la faceta de artista de tu papá, sino a la persona detrás de ella. ¿Cómo te motiva eso a seguir con proyectos a futuro para el archivo o para el Estate, en general?




Emilio Rodríguez-Larraín, Apacheta, 1985-1986, Photograph, Museo de Arte de Lima, Lima, Peru.

Hemos hablado antes sobre las posibilidades de recrear los “Refugios en los Andes”.En el proceso inicial de digitalizar el archivo en 2019, como sabes, descubriste la propuesta de mi papá para el proyecto "Los Refugios de los Andes". Un documento en particular contenía una frase que me emocionó profundamente. En ella mi papá expresaba que su arte estaba dedicado "al hombre del abandono". Esta declaración resuena intensamente conmigo y se alinea con mi compromiso hacia el servicio público y el desarrollo de proyectos de impacto social y medioambiental. Aunque mi papa no pudo desarrollar esta linea de su trabajo completamente, me inspira compartir esta misma visión y me otorga la oportunidad de continuar lo que él comenzó. Justamente esta faceta de su legado y la oportunidad de completar proyectos inconclusos es lo que me motiva a dedicar tanto esfuerzo a la gestión póstuma de su obra, en lugar de enfocarme únicamente en mi carrera. Además, estoy convencido que estos proyectos sin terminar lo mantienen relevante hoy en día; por lo tanto, sea han convertido en una parte esencial de la estrategia del ERL Archive para desarrollar su reputación internacionalmente. Creo firmemente que mediante la construcción póstuma de sus proyectos, podemos aumentar la visibilidad de su legado y realzar su importancia para una nueva generación.


¿Acabas de aplicar a una nueva beca?


Sí, a la Beca Time Out de Vassar College con un proyecto que he titulado "Resucitando La Máquina de Arcilla”. Busco reconstruir “La Máquina de Arcilla” y posicionarla en el corazón de una iniciativa de ecoturismo que garantice su preservación y promoción a largo plazo. He conceptualizado un modelo de preservación impulsado por el ecoturismo para asegurar financiación recurrente para este proyectos. La Beca Time Out ofrecería los recursos necesarios para poner a prueba esta idea lanzando este como mi primer proyecto piloto. Si tiene éxito, replicaría este modelo a través del Perú rural. Ser galardonado con la Beca Time Out tendría un impacto significativo en mí. Como el "Hijo de La Máquina", mi conexión con esta obra de arte y la tierra que ocupa es profundamente personal. Esta beca me ofrece la oportunidad única de honrar mi pasado personal, promover el legado de mi padre y hacer un impacto significativo en las comunidades locales, transformando “La Máquina de Arcilla” en un faro de renacimiento cultural. La fusión del arte con la acción social resalta una dimensión importante en el trabajo de mi papá que es profundamente relevante y transformadora, y me impulsa a seguir adelante con el ERL Archive, a pesar de los desafíos que encuentro. Representan el punto de encuentro entre el legado de mi papá y mis propias metas, tanto personales como artísticas. Es tan necesario en un país como el nuestro, un lugar donde el arte y la cultura no tienen el lugar que merecen. Es necesario recordar que el arte es parte fundamental de la sociedad. Y ya como última pregunta. Creo que en estos años, desde que comenzó la pandemia, hemos tenido grandes pérdidas en la escena artística local y tristemente hemos comenzado el año con una más. Me refiero a Mariella Agois. Imagino que las personas que se van a hacer cargo de su legado están un poco abrumadas.



Emilio Rodríguez-Larraín, Huecazo (Big Hole), 1991, George and Teresa Gruenberg Collection, Lima, Peru



Tú, con toda la experiencia que tienes de gestionar el patrimonio de tu padre, ¿podrías dar algún consejo a quienes tienen ahora la misión de mantener vivos los legados de artistas?


Ante la necesidad evidente de apoyar a los herederos de patrimonios artísticos, y ante la falta de conocimiento en este ámbito, tomé la iniciativa de fundar SAAPA, Sociedad de Asesoría en la Administración de Patrimonios Artístico. Reconociendo que la mayoría de las familias y herederos de artistas no están capacitados en estos temas, vi la importancia de ofrecer una estructura de apoyo en momentos críticos, justo después del fallecimiento del artista, donde establecer un orden se convierte en una prioridad urgente. Sin embargo, en un país como Perú con un mercado de arte tan poco desarrollado y donde muchos artistas y sus familias no disponen de los recursos económicos necesarios, poco después de establecer SAAPA tuve que reconsiderar el modelo de negocio inicial de la empresa. Aunque la creación de una empresa con fines de lucro a partir de esta necesidad no era viable, mi pasión por compartir conocimientos y experiencias en este ámbito persiste. Por ello, ofrezco mi asesoría a quienes la requieran. Tengo a disposición recursos y algunos textos que podrían ser de gran ayuda, incluyendo documentos que hemos elaborado juntos, ¿recuerdas? Considero este conocimiento casi como un bien público que deseo compartir abiertamente, sin buscar lucrar de él, sino más bien hacerlo accesible para el beneficio común. Además, he comprendido la importancia de organizar primero “mi propia casa” antes de involucrarme profundamente en el legado de otros artistas. Sin embargo, siento que estamos cerca de alcanzar ese orden necesario para el patrimonio de mi papá. Una vez este objetivo esté cumplido, estaré en una posición más sólida para dedicar tiempo y esfuerzo en apoyar a otras familias que enfrentan el desafío de mantener vivos los legados de sus seres queridos. Con el proyecto 2M, tengo la intención de transformar la casa en un centro dinámico de intercambio y aprendizaje, donde las familias y los encargados de los legados de otros artistas puedan reunirse para compartir experiencias y estrategias. Este espacio se concibe no solo como un lugar físico, sino como una comunidad vibrante y colaborativa que fomente la unión y el soporte mutuo entre los guardianes de la cultura y el arte en Perú. Creo firmemente que la colaboración y el apoyo conjunto son esenciales para superar los desafíos económicos y culturales que enfrentamos, y para rescatar el patrimonio cultural que ha sido dejado de lado. Solos enfrentamos grandes obstáculos. Creo que es necesario más solidaridad y cooperación entre los artistas y gestores culturales, para que colectivamente podamos enfrentar problemas sistemáticos como la escasez o inseguridad financiera y el patrimonio cultural abandonado. Solos estamos condenados; unidos, podemos generar un cambio significativo.

Emilio Rodríguez-Larraín | La Máquina de Arcilla. Foto: Archivo de Hutchinson Modern & Contemporary

586 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Ines Zevallos
Ines Zevallos
Feb 29

Fascinante labor la de Sebastian. Tu compromiso con la preservación y accesibilidad del legado de tu padre nos traerá sorpresas a todos. ¡Mucho cariño y éxito en todos tus proyectos!

Like
bottom of page